Una start up estadounidense crea carne de pollo en el laboratorio… sin matar animales

  • Hace un año crearon la primera albóndiga ‘limpia’ de carne de vacuno.
  • Pretenden comercializar este producto en 2021.
  • La principal barrera a la que se enfrentan es el precio.

La start up Memphis Meats crea carne de pollo sin matar animales

La start up californiana Memphis Meats se dio a conocer hace un año al presentar la primera albóndiga de carne de vacuno desarrollada en un laboratorio en lo que se conoce como agricultura celular. Casi doce meses después, ha anunciado lo que supone un nuevo paso hacia la innovación gastronómica: han conseguido crear carne de pollo y pato in vitro, es decir, cultivado en su laboratorio.

Las muestras crecieron durante días entre las cuatro paredes de su oficina, situada en Silicon Valley, y finalmente fueron presentadas a la prensa estadounidense hace unas semanas. Uma Valeti fundó la empresa en 2015 y desde entonces ha recaudado 3 millones de dólares en fondos para desarrollar un proceso de “carne limpia” mediante el cultivo de células musculares de animales. De acuerdo con Memphis Meats, este sistema no solo evita matar animales, sino que además reduce el impacto ambiental de cría para la carne.

La compañía defiende que la carne de laboratorio es igual a la que se consume hoy en día, aunque el proceso de crianza es diferente. En concreto, comienza cuando se seleccionan las células madre a partir de las que se desarrollará la carne artificial.

“Es emocionante presentar las primeras carnes de pollo y pato procedentes de animales que no han sido criados. Es un hito para la carne limpia, puesto que el pollo y el pato son el centro de la dieta en muchas culturas y por tanto su crianza genera problemas para el medio ambiente, la salud y el bienestar de los animales”, explica en nota de prensa la CEO de la compañía. “Aspiramos a producir masivamente esta carne”.

El principal inconveniente es el precio: producir medio kilo de carne supone un coste de 9.000 dólares (unos 8.300 euros). Aún así, se marcan el siguiente objetivo: comercializar su producto en 2021. Esperan, eso sí, reducir el coste hasta los 5 dólares cuando lleguen a los supermercados.

Sumate a la conversación