Trump alienta la carrera bélica del siglo XXI

Trump

“Los Estados Unidos deben fortalecer y ampliar su capacidad nuclear hasta que el mundo entre en razón en relación con armas nucleares”. Con esta frase, pronunciada el 22 de diciembre de 2016, marcó Donald Trump el camino que su administración seguirá en relación con la carrera armamentista.

Las declaraciones del presidente de EE UU son la gasolina que aviva una escena internacional en la que Rusia y China, las dos grandes superpotencias del Consejo de Seguridad de la ONU ajenas a occidente, no dejan de adelantar posiciones a costa de tensar la estabilidad mundial.

Estos son los movimientos más recientes y los lugares clave donde se disputa la hegemonía geopolítica.

EE UU se rearma

Invertirá 54.000 millones más. Barack Obama anunció en diciembre de 2010 un compromiso “histórico” de desarme nuclear con Rusia para, entre otras reducir de 2.200 a 1.550 las cabezas nucleares por país. Las afirmaciones de Donald Trump no solo van en sentido contrario, sino que conllevan una inversión adicional de 54.000 millones de dólares (+9,3%), un esfuerzo nunca visto desde el incremento de fondos destinado por George Bush jr. y el propio Obama a las guerras de Irak y Afganistán.

“Tenemos que estar a la cabeza de la manada», sostuvo en una entrevista a la agencia Reuters cuando fue interrogado acerca del arsenal nuclear, que desea modernizar. Es por ello que reniega del tratado de contención New START impulsado por su antecesor y su entonces homólogo ruso, Dimitri Medvedev.

Rusia vuelva a desplegarse

Putin se hace con crimea. El regreso de Vladimir Putin a la Presidencia de la Federación Rusa en 2012 convulsionó el este de Europa. Desde Moscú, promovió la independencia por vía armada de las repúblicas populares de Donetsk, Lugansk, Crimea y Sebastopol pertenecientes a Ucrania.

Europa asistió atónita tanto a esta escalada como a la destitución del presidente Víktor Yanukóvich en las protestas del Euromaidán, que acabaron con choques violentos entre europeístas y prorrusos. Los combates en el frente fronterizo continúan aún hoy. El conflicto ya supera las 10.000 víctimas.

La beligerancia rusa ha empujado a la OTAN a aumentar su contigente en el este. En esta decisión se enmarca la colaboración de España para desplegar más de 300 militares y seis carros de combate Leopard en un batallón liderarado por el mando de Canadá y asentado en la exrepública soviética de Lituania.

China desafía a sus vecinos

Despliega sus fuerzas en el mar del sur. El presupuesto militar de China ya no crece como antes. Después de cinco años aumentando en un porcentaje de dos dígitos cada año (entre el 10%- 12%), Pekín ha vuelto a los márgenes del 7%-8%. Eso no significa, sin embargo, que haya reducido su influencia en la zona.

Su inversión continúa estando entre las cinco primeras del mundo junto a EE UU, Arabia Saudí y Rusia, según el Instituto Internacional de Investigación para la Paz (Sipri), con 215.000 millones de dólares en 2015.

El Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS) en Washington aseguró hace dos años que China está creando islas artificiales en el archipiélago de las islas Spratly, cuya soberanía se disputa con Filipinas y Vietnam. También reclama como suyas las Paracel y los bancos de Scarborough. Taiwán y EE UU han denunciado, además, la instalación de misiles tierra-aire en la Isla Woody. Pekín no lo confirma ni lo desmiente, pero argumenta que sus posiciones en el mar del Sur y en el mar de China Meridional son “limitadas” y destinadas únicamente a la «defensa» de sus intereses territoriales y de índole comercial.

Trump se ha marcado como objetivo acabar con la hegemonía China.

Japón saldrá de sus límites

Tras una reforma constitucional. El Gobierno de Shinzo Abe utilizó su mayoría parlamentaria en 2015 para sacar adelante el cambio legal que permitirá al ejército nacional combatir fuera de sus fronteras por primera vez desde la II Guerra Mundial. Las conocidas como Fuerzas de Autodefensa japonesas, limitadas hasta ahora a disuadir a los enemigos que quisieran entrar en su territorio, gozan ahora de nuevos poderes para oponerse a China, su gran enemigo y rival.

El país nipón ha reforzado, además, su alianza con EE UU y Corea del Sur ante la amenaza de Corea del Norte.

Israel no cede

Insiste en colonizar palestina. Respaldado por Trump, Benjamin Netanyahu ha dado un portazo a la solución de los dos Estados. Al contrario, ha llegado a suspender relaciones con los países que han votado a favor del reconocimiento de Palestina a nivel internacional. Recientemente ha aprobado la legalización de cerca de 3.000 unidades habitacionales en la Ribera Occidental de Palestina.

Sumate a la conversación