Soria y la trufa, un maridaje perfecto

  • Soria, la ciudad y la provincia, se ha especializado en la difusión de este exquisito manjar.
  • La XVI Feria de la Trufa Negra de Soria que se celebró en Abejar contó este año con 40 expositores.

Arcos del Claustro de San Juan de Duero (Soria).

Soria y la trufa han establecido un maridaje perfecto.  Alrededor de este hongo comestible que crece bajo tierra y se encuentra, sobre todo, al pie de los robles, la provincia de Soria está impulsando su turismo.

Por ejemplo, el Instituto Europeo de Micología, con sede en la ciudad de Soria, firmó en enero un acuerdo para la captación de turistas chinos que visiten territorios europeos donde crece el hongo, con el fin de fomentar en el gigante asiático su consumo y su cultura gastronómica.

Trufa negra

La XVI Feria de la Trufa Negra de Soria, que se celebró en el municipio de Abejar a mediados de febrero, contó este año con 40 expositores procedentes de diferentes regiones: además de Castilla y León hubo expositores de Aragón, la Comunidad Valenciana, Cataluña, La Rioja, Castilla La Mancha o Andalucía. Incluso, hubo de Italia y Chile, lo que confirma su progresivo crecimiento que ya le otorga un carácter internacional.

En la Feria, y en torno a platos preparados con trufa, hubo un concurso entre diferentes chefs. El vencedor fue Ezequiel Álvarez, del restaurante L’Italiano Di María, de Luanco (Asturias). En segunda posición quedó Juan Moratalla, del restaurante Ca Pareja, de Canals (Valencia). Y en tercer puesto quedó Aitana De Gregorio, del Hotel II Virrey, de Burgo de Osma (Soria).

Son numerosos los restaurantes sorianos especializados en platos relacionados con la trufa. Algunos de los mejores son La Lobita, ubicado en Navaleno y con una estrella Michelin, o Baluarte, en la ciudad de Soria (y también con una estrella Michelin).

Otra de las atracciones interesantes en torno a la trufa son las demostraciones de caza con perro en plantaciones truferas. Los animales olfatean hasta que encuentran trufas debajo de la tierra. Hay incluso demostraciones con cerdos.

Más gastronomía

Pero la trufa no es el único manjar de Soria. También destacan entre los productos típicos los torreznos, tiras de panceta adobada y frita de una manera especial para conseguir una corteza lo más crujiente posible. También la mantequilla, el primer producto soriano distinguido con el sello de Denominación de Origen. El cordero asado, referencia al pasado pastoril del valle del Duero, o embutidos como los chorizos, los salchichones, jamones o lomos adobados son de mucha calidad.

En cuanto a los vinos, hay 19 municipios en la provincia que conforman la Denominación de Origen Protegida ‘Ribera del Duero’.

Soria capital

En Soria, una ciudad que creció junto al río Duero, hay algunos monumentos fundamentales para visitar. Destaca entre ellos el Claustro de San Juan de Duero, declarado Monumento Nacional en 1882. Cruzando el río a través del Puente Medieval se llega al enclave donde se asentó la Orden de los Hospitalarios de San Juan de Duero.

También junto al Duero, se encuentra otro de los lugares de interés de Soria: la ermita de San Saturio. Cuenta la tradición que en el siglo VI el noble soriano Saturio, tras fallecer sus padres, repartió sus riquezas entre los pobres y marchó a vivir a unas cuevas junto al Duero.

Otros lugares monumentales de interés son la Iglesia de Santo Domingo, el Palacio de los Condes de Gómara o la Playa Mayor. En el centro de Soria también se puede visitar el Instituto Antonio Machado: el claustro aún recuerda la distribución de un monasterio y se conserva tal como era el aula donde impartió clases Machado, que  llegó a Soria en 1907 a los 32 años de edad para ocupar su cátedra en francés.

Burgo de Osma

Un municipio soriano muy recomendable para hacer una escapada es Burgo de Osma, declarada Conjunto Histórico-Artístico. Antigua y monumental ciudad episcopal, se sitúa al pie del río Ucero. Ofrece uno de los recintos medievales mejor conservados de toda Soria. Los lugares imprescindible para visitar son la Plaza Mayor, el Hospital de San Agustín, la Catedral, las Murallas y el Castillo.

Sumate a la conversación