Mercedes-Benz invierte en sus futuras furgonetas repartidoras robotizadas

  • La compañía alemana ha participado con más de 16 millones de euros en una ronda de inversión de Starship Technologies, empresa de robótica para repartos.
  • El prototipo es una Mercedes-Benz Sprinter que transporta simultáneamente a ocho robots de reparto hasta puntos que hagan la ruta eficiente.
  • Los robots pueden desplazarse y cargarse en la furgoneta hasta los siguientes destinos sin tener que volver al almacén.

Furgoneta de reparto robotizada

Los repartidores se enfrentan cada día a un gran reto que pone a prueba su eficiencia: deben optimizar sus rutas para llegar al mayor número de sitios en el menor tiempo posible, agilizar la manipulación de los pedidos y darse prisa para llegar, cuanto antes, a su siguiente destino. Próximamente podrían tener en su rutina diaria una ayuda: Mercedes-Benz Vans, la división de la compañía automovilística alemana dedicada a las furgonetas y vehículos profesionales, ha decidido invertir en Starship Technologies, uno de los principales fabricantes a nivel mundial de robótica para repartos.

Mercedes-Benz ha aportado más de 16 millones de euros a la ronda de financiación que tenía activa su ahora empresa participada. El pasado septiembre, ambas compañías presentaron un primer proyecto piloto que combinaba la estructura de una furgoneta con las ventajas de un robot de reparto autónomo. El objetivo ahora pasa por desarrollar, a lo largo de 2017, las primeras pruebas en un entorno real para esta fusión entre vehículo profesional clásico y robot de reparto. Así lo anunciaron las dos empresas protagonistas durante el pasado encuentro CES 2017 en Las Vegas.

Furgoneta de reparto de Mercedez-Benz

Ambas compañías han programado para, no más allá de 2017, comenzar sus ensayos con el soporte de algún operador logístico. Los robots que tenía Starship Technologies en funcionamiento hasta la fecha tenían una potencia inferior, por lo que por sus propios medios únicamente podían recorrer cortas distancias antes de tener que volver a la base a recargarse. Ahora, la fusión de ese concepto con un envoltorio como el que supone una furgoneta de Mercedes-Benz aporta a la idea un mayor contenedor para carga, pero también una fuente de energía en constante movimiento y un lugar en el que desplazar los robots una distancia mayor de la que podrían alcanzar por sí mismos.

La idea, en último término, es agilizar los procesos y que sea la propia furgoneta con robots a bordo la que, mediante la interrelación de los procesos de entrega, pueda crear la ruta más conveniente adaptada al caso. El nuevo prototipo de reparto, integrado en el chasis de un furgón Mercedes-Benz Sprinter, pretende aumentar la eficiencia de lo que llaman el “reparto de última milla”, el más próximo al consumidor final.

Sumate a la conversación