Las ventas de vehículos caen en España por las reticencias al diésel y por la situación macroeconómica en la UE

  • El presidente de Toyota cree que influye la incertidumbre política en Italia y en españa.
  • En su opinión, los clientes cada vez rechazan más el diésel y buscan tecnología como la hibridación.

Los coches híbridos más vendidos de 2018

Las matriculaciones de vehículos en España han iniciado el año a la baja porque la situación macroeconómica «no es la mejor» en la zona euro y porque el cliente cada vez está más en contra de las motorizaciones tradicionales.

Durante la presentación internacional de la familia del Corolla, así lo ha asegurado el nuevo (fue nombrado en noviembre de 2018) presidente y consejero delegado de Toyota España, Miguel Carsi.

Preguntado por cuáles son las razones por las que el mercado del automóvil acumula hasta enero cinco meses a la baja, Carsi ha respondido que en la zona euro se registra «cierto agotamiento» en materia económica por Alemania y además hay incertidumbre política en Italia y en España (el pasado viernes fueron convocadas elecciones generales anticipadas para el 28 de abril por la imposibilidad de aprobar un Presupuesto para este año).

«La conjunción macro no es la mejor», ha opinado el directivo de Toyota España (Toyota y Lexus), quien ha precisado que España sigue funcionando por las medidas de flexibilidad que se tomaron hace algunos años que han hecho que la economía sea sostenible.

A esto, en su opinión, se une el que los clientes cada vez rechazan más tecnologías como el diésel y buscan algo diferente como es la hibridación de Toyota.

No obstante, ha pronosticado que en el futuro habrá un abanico de tecnologías diferentes, por lo que en 2040 no solo se venderán vehículos eléctricos, como propone el Gobierno socialista en su borrador de ley de transición ecológica y cambio climático.

Al respecto, ha recordado que Toyota cuenta con el Mirai de hidrógeno, el cual no puede comercializar en España por la falta de una red de recarga, pero que sí está a la venta en otros países europeos.

Preguntado por cuándo cambiará la tendencia negativa de las ventas de vehículos en España, ha respondido que, tras la convocatoria de elección generales, las diferentes marcas, entre ellas Toyota, están «rehaciendo previsiones».

Esta estrategia también la están haciendo ante «la amenaza de un brexit duro con repercusiones a todos los niveles», por lo que Carsi ha considerado «difícil» poner una fecha a cuándo el mercado español recuperará lo perdido hasta ahora.

Toyota España prevé vender este año más de 75.000 unidades, frente a las 72.500 de 2018.

Del plan Moves de ayudas a los vehículos alternativos aprobado por el Gobierno el pasado 15 de febrero -su presupuesto es de 45 millones y los híbridos vuelven a quedarse fuera-, ha considerado que los incentivos son «una distorsión al mercado», que solo ayudan en determinados momentos.

Respecto a si la salida del Reino Unido de la UE podría llevar a Toyota a levantar una planta en España, ha indicado que la marca japonesa ha apostado por Inglaterra, Francia, República Checa y Turquía porque su estrategia es estar cerca de donde hay mercado y donde está el cliente.

De la estadounidense eléctrica Tesla ha dicho que ha encontrado un producto con «buen equilibrio y muy buen marketing», aunque la «gran incógnita» es saber si modelo de negocio es viable y se mantendrá en el tiempo.

Sumate a la conversación