Las mejores frases de Kate Millet

Kate Millet

Kate Millet comenzó su carrera como divulgadora del feminismo en los años 60.

Natural de Minnesota, la escritora logró su mayor éxito con la publicación del libro Política Sexual (1970), una obra que recoge la idea de que el patriarcado no deriva de la esencia humana sino que tiene origen histórico y cultural, siendo hombres y mujeres iguales, en esencia, tanto intelectual como emocionalmente.

Este miércoles Millet ha fallecido en París a los 82 años. Un fallo cardíaco se ha llevado a una gran figura que sembró la semilla del feminismo como actualmente lo conocemos y por el que siguen luchando cada día millones de mujeres en el mundo.

En estas frases se reflejan las ideas que quiso transmitir la escritora para luchar por los derechos y la igualdad de la mujer.

– El mundo fantástico forjado en torno al sexo fomenta la ilusión de poder y se apoya doblemente sobre la cosificación de la mujer.

– Sean cuales sean las diferencias sexuales “reales”, no las conoceremos hasta que ambos sexos sean tratados con paridad.

– El patriarcado se apoya sobre dos principios fundamentales: el macho ha de dominar a la hembra, y el macho de más edad ha de dominar al más joven.

– Todas las formas de desigualdad humana brotaron de la supremacía masculina y de la subordinación de la mujer, es decir, de la política sexual, que cabe considerar  como la base histórica de todas las estructuras sociales, políticas y económicas.

– Uno de los mitos favoritos de la mentalidad conservadora consiste precisamente en que toda mujer es una madre en potencia.

– El sexo reviste un caracter político que, las mayoría de las veces, suele pasar inadvertido.

– El concepto de amor romántico ofrece un medio de manipulación emocional que el hombre es libre de explotar, ya que el amor es la única circunstancia en la que la hembra es (ideológicamente) indultado para la actividad sexual.

– Somos mujeres. Somos un pueblo sometido que ha heredado una cultura ajena.

– La gran masa de mujeres a lo largo de la historia ha sido confinado en el nivel cultural de la vida animal en la prestación del macho con salida sexual y el ejercicio de las funciones animales de reproducción y el cuidado de los jóvenes.

Sumate a la conversación