Las especies del Bosque Atlántico desaparecen “a un ritmo más rápido de lo que pueden ser estudiadas”

  • Científicos alertan de los peligros que corre la fauna del segundo sistema forestal más biodiverso de Sudamérica después del Amazonas.
  • Hoy queda únicamente entre un 8 y un 12% del espacio que ocupó por culpa de la desforestación.

Tapir

 Noventa y seis científicos alertaron de los peligros que corren la fauna y la flora del Bosque Atlántico, el segundo sistema forestal más biodiverso de Sudamérica después del Amazonas, en un estudio publicado en la revista especializada Ecology.

Los autores de este proyecto compilaron datos sobre la masa corporal y los atributos reproductivos de 39.850 individuos de 279 especies diferentes de mamíferos y de 388 otras especies.

Abarcando la costa atlántica de Brasil, el este de Paraguay y Argentina,  hoy queda únicamente entre un 8 y un 12 por ciento del espacio que ocupó por culpa de la desforestación.

“La deforestación representa una amenaza sustancial para las especies de plantas y animales nativas de la región, y para los mamíferos en particular; la pérdida de hábitat es el principal factor de extinción“, apuntó Noe de la Sancha, coautor del artículo e investigador en el Museo Field de Chicago (Illinois, Estados Unidos).

Los científicos mostraron su preocupación porque las especies de esa zona están desapareciendo “a un ritmo más rápido de lo que pueden ser estudiadas”.

“Este documento es un paso crítico, y urgente, en la dirección correcta, ya que proporciona a los científicos una amplia gama de herramientas de investigación a medida que los hábitats de la mata atlántica continúan disminuyendo”, sentenció Fernando Goncalves, autor principal y estudiante graduado en la Universidad Estatal de Sao Paulo, ubicada en esa ciudad de Brasil.

Los investigadores pretenden que las autoridades protejan la pequeña parte del hábitat del Bosque Atlántico que aún existe para salvar a las especies que viven allí, poder continuar sus estudios y aprender más sobre el impacto de factores como el cambio climático y la actividad humana.

De la Sancha dijo que espera que este documento, además de servir como un recurso para colegas científicos, resalte la importancia de las especies de mamíferos para el ecosistema. “Es particularmente apasionante el papel de los pequeños mamíferos en este ecosistema”, añadió.

En este sentido, el investigador puntualizó que los roedores son el grupo de mamíferos “más importante” porque constituyen la base de la mayoría de las cadenas alimentarias, dispersan semillas de árboles y esporas de hongos y actúan como vectores de varios tipos de enfermedades, algo que sirve para su posterior estudio

Sumate a la conversación