La nueva ley de conciliación de la UE fija un mínimo de diez días para los padres y cuatro meses de permiso parental

  • Dos de esos cuatro meses de permiso parental no son transferibles.
  • El acuerdo provisional alcanzado este jueves debe aprobarse aún formalmente.

Bebé

El Parlamento Europeo  y el Consejo llegaron este jueves a un primer acuerdo sobre la propuesta de la Comisión Europea sobre la directiva de conciliación laboral y familiar, que prevé un permiso de paternidad mínimo de diez días remunerado como baja de enfermedad en toda la Unión Europea.

Además de los diez días para los padres, «se acordó reforzar el derecho existente a cuatro meses de permiso parental, estableciendo que dos meses no sean transferibles entre los progenitores e introduciendo una compensación para estos dos meses a un nivel que determinarán los Estados miembros», informaron desde la Comisión Europea.

También se ha pactado en relación al permiso de cuidadores, con una asignación de cinco días por trabajador y año como nuevo derecho europeo para los trabajadores.

Finalmente, también se abre la puerta en el acuerdo, aunque sin más concreción, a reforzar «el derecho de todos los progenitores y cuidadores a solicitar fórmulas de trabajo flexible».

«El acuerdo provisional alcanzado por el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea es una buena noticia para las familias en Europa. El pilar europeo de derechos sociales consiste en mejorar el día a día de los europeos», destacó en un comunicado el vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans.

«Las nuevas normas en materia de conciliación de la vida familiar y la vida profesional que se ajusten a los fines perseguidos en el siglo XXI abrirán oportunidades para que las mujeres y los hombres que trabajan puedan compartir la responsabilidad de cuidar a niños y parientes en igualdad de condiciones», añadió la comisaria europea de Igualdad, Vera Jourova.

Este acuerdo provisional debe ahora ser aprobado formalmente por el Parlamento Europeo y el Consejo y después ser desarrollado en cada legislación nacional.

Esta directiva sobre la conciliación de la vida familiar y la vida profesional forma parte del llamado «pilar social europeo», con el que se pretende que los ciudadanos vean mejoradas sus condiciones de empleo y prestaciones sociales en la UE.

Sumate a la conversación