Kelt-9b: el planeta infernal existe

  •  Dobla el tamaño a Júpiter y posee una brillante cola de gas en forma de cometa.
  •  Se sitúa a 650 años luz de la Tierra y tiene una órbita de 1,5 días.
  • Más información: Ciencia para todos.

Kelt-9b orbita una estrella masiva en la constelación Cygnus

Una temperatura máxima diurna de 4.300 ºC lo coloca en lo más alto del ránking de los planetas más cálidos conocidos. Se trata de Kelt-9b, un exoplaneta gaseoso mucho más ardiente que la mayoría de las estrellas. Por ejemplo, su temperatura es diez veces más alta que la del planeta más caliente de nuestro sistema solar: Venus.

Descubierto por un equipo internacional de astrónomos capitaneados por las universidades de Ohio State y Vanderbilt (EE. UU.), el “planeta infernal” toma su nombre del telescopio KELT-North, que es el que lo ha detectado desde el Observatorio Winer, en Arizona, gracias a los instrumentos de altísima precisión que incorpora este extremadamente reducido telescopio.

Kelt-9b está en la órbita de una estrella masiva perteneciente a la constelación Cygnus y que se sitúa a 650 años luz de la Tierra. Su orbita es de 1,5 días, lo que supone que su año terrestre tiene una duración de un día y medio.

Se trata de uno de los pocos exoplanetas descubiertos en torno a una estrella tipo A, lmucho más grandes y brillantes que el Sol. De hecho, esta clase de estrellas son tan violentas que pueden “devorar” a los planetas por el efecto de su intensa radiación. La estrella del Kelt-9b es casi dos veces más caliente que el Sol. Así, la temperatura estelar puede llegar hasta los 9.726 grados centígrados, partiendo de un valor mínimo de 7.026 grados.

Un exoplaneta muy peculiar

Comparándolo con otros planetas, Kelt-9b tiene, por ejemplo, el doble de masa que Júpiter, aunque la mitad de su densidad. La explicación es que su atmósfera está hinchada como consecuencia de la radiación tan extrema que emite la estrella anfitriona.

Además, Kelt-9b está especialmente cerca de su estrella, en concreto 30 veces más próxima que la Tierra del Sol. La órbita del planeta está tan cerca de la estrella que si esta comenzase a expandirse lo engulliría, provocando su evaporación.

Aunque atendiendo a las definiciones basadas en la masa Kelt-9b es un planeta, presenta una atmósfera radicalmente distinta a la del resto de planetas conocidos. Y en ello también influye la elevadísima temperatura de su lado del día.

Estas condiciones hacen imposible la vida en él, pues tanto el calor como la radiación procedente de su estrella impiden la unión de átomos. En definitiva, es inviable que se formen moléculas de agua, dióxido de carbono o metano.

Las previsiones astronómicas son que en unos mil millones de años, Kelt-9b se hinchará hasta convertirse en una estrella gigante roja.

Sumate a la conversación