Google trabaja en un motor de búsqueda con resultados censurados para cumplir con los requisitos del gobierno de China

  • Grupos de derechos humanos critícan a la compañía por diseñar, según los informes, un software que excluiría el contenido de la lista negra

Google

Google está trabajando en una aplicación de búsqueda para dispositivos móviles que bloquearía ciertos términos y le permitiría regresar al mercado chino.

La publicación electrónica The Intercept, que cita documentos internos de la compañía, publica que los ingenieros están diseñando un software que dejaría fuera el contenido que está dentro de la denominada ‘lista negra’ del gobierno de China lo que implica que no aparezcan resultados sobre derechos humanos, religión y protestas pacíficas.

El proyecto se comenzó a gestar en la primavera del año pasado y con él Google quiere volver al país asiático después de llevar más de ocho años bloqueados por la censura y la piratería. La versión final podría lanzarse en los próximos seis a nueve meses, a falta de la autorización de las autoridades chinas.

Sin embargo, según afirmó este jueves el medio estatal China Securities Daily, las informaciones sobre el regreso de Google no son ciertas, citando fuentes de “departamentos relevantes” pero sin dar más detalles al respecto.

Bloqueados en el país más poblado

Un investigador de Amnistía Internacional sobre China, Patrick Poon, pidió a la compañía estadounidense que ponga fin a este plan.

“La libertad de internet verá un día muy negro si Google se doblega a la censura extrema de China para entrar en su mercado. No veo cómo una decisión de este tipo pueda ser compatible con el lema de ‘hacer lo correcto’ de Google, y les pedimos un cambio de rumbo”, afirmó Poon en un comunicado.

Para AI, la medida plantearía graves cuestiones sobre la protección de la privacidad de los usuarios del gigante tecnológico. “¿Va Google a entregar datos personales de sus usuarios a las autoridades chinas si éstas se lo piden?”, cuestionó Poon.

También añadió que, además de ser “un ataque grosero a la libertad de información y a la libertad de internet”, un hipotético retorno de Google en esas condiciones supondría “poner los beneficios por encima de los derechos humanos”, establecería un “precedente terrible” y brindaría una “victoria al Gobierno chino”.

En octubre del año pasado, Google lanzó una nueva campaña para promocionar su traductor entre los usuarios chinos, una estrategia con la que la compañía dio el primer paso para volver al gigante asiático.

En diciembre, Pachai participó en la Conferencia Mundial de Internet que el Gobierno chino organiza desde 2014 en Wuzhen.

Después, en enero, el buscador se unió a una inversión en la plataforma china de retransmisión de juegos en directo Chushou, y a principios de este mes, lanzó un juego de inteligencia artificial en la aplicación de redes sociales WeChat, de Tencent

Sumate a la conversación