Facua denuncia que las familias numerosas adineradas tendrán bono social eléctrico, pero no las de pocos sin hijos

Enchufes

En octubre del pasado año, el Tribunal Supremo declaraba inaplicable el bono social que se aplica a los consumidores de energía eléctrica considerados más vulnerables. Después de que el Gobierno recurriera la sentencia, el Ministerio de Energía anunciaba que se redactaría “de forma inmediata” una nueva norma. En primavera decía el Ejecutivo que el nuevo bono social eléctrico podría estar antes del verano. Pero no.

En mayo, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, anunciaba que las familias numerosas se mantienen como beneficiaras del bono social en el borrador del real decreto que regulará estas ayudas, pero advertía: “No se van a financiar lujos”. Por eso sorprende aún más que las familias numerosas adineradas vayan a tener bono social eléctrico, pero no las de ingresos reducidos sin hijos. Es lo que asegura Facua-Consumidores en Acción tras la lectura del borrador de la nueva norma.

Lo que destacan, y no es para menos, es que las familias adineradas tendrán derecho al bono social eléctrico si tienen tres hijos o más, independientemente de sus ingresos. Sin embargo, familias sin hijos menores de edad cuyos ingresos superen los 807 euros mensuales no podrán acceder al bono. Además, si este segundo modelo de familia cobra menos de ese importe, el “pequeño descuento” del que podrá beneficiarse en la factura sólo afectará a los primeros 100 kWh que consuma cada mes.

La asociación critica que el “insolidario modelo” de bono social que pretende implantar el Ministerio de Energía plantea que los hogares en los que vive una persona, una pareja sin hijos o una con hijos de más de 18 años deben ingresar una renta inferior a 1,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem), que actualmente se sitúa en 537,84 euros mensuales, para acceder a él.

En el caso de que la unidad familiar cuente con un menor de edad, solo podrá acceder al bono social si sus ingresos no superan el doble del Iprem, es decir, 1.076 euros mensuales. Si hay dos o más menores, el bono estará restringido a las familias que ingresen menos de 2,5 veces el Iprem, 1.345 euros.

Por su parte, los pensionistas solo podrán solicitar el nuevo bono social eléctrico si todos los miembros de la unidad familiar perciben la cuantía mínima vigente por jubilación o incapacidad permanente. Además, ya no será accesible para los usuarios que contraten una potencia inferior a 3 kilovatios.

Otro de los “recortes” del Gobierno que denuncia Facua es que, si el bono vigente representa un descuento del 25% sobre el importe de la factura de los usuarios, el nuevo supondría la misma reducción, pero con un límite en los kWh consumidos. Así, una unidad familiar sin menores sólo tendría bonificados los primeros 1.200 kWh que consumiese al año (unos 100 kWh mensuales), frente los 366 kWh que consume el usuario medio en España, según los análisis de la asociación.

“Insolidario y aberrante”

Facua denuncia la “aberración” que supone que familias numerosas con elevado nivel adquisitivo, solo por ser numerosas, beneficiarán de “descuentos vetados para multitud de familias con pocos recursos”. “Incluso las mayores fortunas del país podrán disfrutar del bono social”, lamenta.

Además de criticar los “excesivos límites de ingresos” establecidos para acceder al bono, la asociación de consumidores apunta a la falta de garantías de los usuarios a la hora de solicitarlo, ya que se tienen en consideración los ingresos brutos pero no la renta disponible tras hacer frente a los pagos esenciales, como la vivienda o el suministro de agua.

Sumate a la conversación