Espabila, Zidane

Zidane

Lo mejor para saber lo que piensa el aficionado sobre diferentes noticias es aislarse de los compañeros de los medios de comunicación. No escuchar la radio, no ver la televisión y no leer los periódicos. También se puede ver, oír, leer y en las terrazas de verano, abrir los oídos y escuchar lo que opinan los seguidores sobre algunos asuntos. En especial, lo que pasa en el Real Madrid de Zinedine Zidane.

Lo del ‘siete’ rojiblanco se lo pueden imaginar porque tampoco hay que ser muy listo para intuir todo lo que esos aficionados del Real Madrid les dijeron a sus jugadores viendo el vergonzoso baño que les estaban dando los atléticos en el ¿amistoso? Pues lo del 7-3 no es nada para lo que piensan de Zidane y de los jugadores que no quiere, pero que aún no están descartados.

Tampoco puedo escribir los ‘palabros’ que me dijeron para definir el comportamiento de Gareth Bale, entendiendo que está en su derecho de querer cumplir su contrato con el Madrid hasta el 2022 y a cambio de 15 millones de euros anuales limpios de polvo y paja. También comprenden que Zidane no le quiera en su plantilla porque el galés no le ha respondido como debería haberlo hecho un profesional. Pero lo que no comprenden ni aceptan bajo ningún concepto, es que un empleado del club, el entrenador, devalúe y aparte a un jugador que es un activo muy importante del club merengue.

No soy fan de Bale, más bien todo lo contrario, pero ya que el Real Madrid no le pueden colocar, debería exigirle a su empleado, Zinedine Zidane, que debe ‘usarle’ mientras esté en el club. No es sólo ese activo al que ‘La Leyenda’ en su regreso está desprestigiando porque no son de su cuerda futbolística. Es más, cuando Florentino Pérez le pidió ayuda el francés, éste regresó con plenos poderes. Y ahora es cuando se está desprendiendo de un supuesto lastre que le impide a su equipo ganar y jugar mejor en la pretemporada. Pues, después de tres partidos de a lo mejor debería usar a esos ‘mantas’ que a él no le gustan.

Por si no es consciente de dónde está entrenando, que sepa que en el Real Madrid, ni las pretemporadas dan descanso a las críticas de los aficionados blancos, que desde los chiringuitos playeros y a gritos comienzan a ponerle devuelta y media y comienzan a hacer sonar los tambores de guerra en contra de aquel ídolo que tanta gloria les dio como jugador, y más aún como entrenador, pero que desde que volvió no les ilusiona.

En el Real Madrid el pasado sólo sirve para recordarlo porque su historia creció con el presente y como decía aquel: «No me gusta como caza esta perrita».

Sumate a la conversación