Entremos en materia: ¿cómo plantea el Gobierno proteger la libertad sexual de las mujeres?

Sofía Castañón, de Unidos Podemos

Esta semana el tema de conversación es el Consejo de Ministros. De repente se activa el compresible quién es quién y buscamos en los nombres, las intenciones, las propuestas, las tendencias e inclinaciones. Mentiría si dijera que esto, hace años, no me interesaba, me daba para artículos y conversaciones.

Una no tenía antes de entrar en el proyecto del cambio mochila de militancia de partido, pero sí muchas horas y lecturas sobre la actualidad política. Y es cierto que el número de mujeres es significativo en el ejecutivo de Sánchez.

Y es cierto que algo se está diciendo cuando la Vicepresidencia, que ostenta una mujer, tiene además la cartera del recuperado Ministerio de Igualdad. Pero las percepciones que me rondan esta semana, curiosamente, me llevan a mirarlo desde otro sitio. Y una no quiere tanto caer en conjeturas como empezar con las preguntas. ¿Qué van a hacer con la situación de desmantelamiento del 016?

Porque esta diputada, cuando recibe mensajes de madrugada de personas que piden ayuda desesperadamente, es lo primero a lo que puede remitirlas (además de a las plataformas más próximas, que no son de carácter institucional sino en respuesta a las ausencias institucionales). ¿Qué medidas se van a tomar frente a la violencia sexual, cómo plantea el gobierno proteger la libertad sexual de las mujeres? ¿Y nuestra ciudadanía?

Lo que me sale hoy no es comentar si he leído alguno de los libros de Màxim Huerta, si apellidos como Montón inspiran tranquilidad o como Grande-Marlaska, inquietud. Tampoco señalar que al final seguimos teniendo un abanico monocolor de etnia, de clase, y que la interseccionalidad no salió corriendo porque nunca entró en los Consejos de Ministros.

Lo que quiero es empezar a hacer preguntas para saber qué van a hacer, porque se han perdido casi dos años de inacción atravesada por la corrupción y ni el país ni la gente puede seguir esperando. Como quien inicia el curso y no quiere más presentaciones: entremos en materia.

Sumate a la conversación