El Supremo de EE UU rechaza el caso del Pissarro expoliado por los nazis que enfrenta a una familia judía y al Thyssen

  • Los jueces norteamericanos deciden no interpretar un documento del Gobierno español y envían el caso al tribual del distrito.
  • La familia Cassirer vendió el cuadro para escapar de Alemania durante la IIGM y en 1976 Heinrich Thyssen-Bornemisza se hizo con él.

'Rue Saint-Honoré por la tarde. Efecto de lluvia', de Camille Pissarro.

El litigio entre la familia judía Cassirer y el museo español Thyssen-Bornemisza parece no tener fin. El motivo es el cuadro de Camille Pissarro Rue Saint-Honoré por la tarde. Efecto de lluvia, que el pintor galo realizó en París desde la ventana de su hotel en 1897, y que fue expoliado por los nazis. El caso no ha sido admitido a trámite por el Tribunal Supremo de Estados Unidos, por lo que el enfrentamiento entre ambas partes continuará para dirimir a quién le pertenece la obra.

“La petición de ‘certiorari’ (solicitud de revisión) se ha denegado”. Así ha resuelto brevemente el Supremo su decisión. Los jueces del alto tribunal no tenían que decidir si el cuadro pertenecía al Thyssen o a los Cassirer, sino si un tribunal inferior otorgó la “debida deferencia” a un documento que presentó el Gobierno español para apoyar al museo e indicar a los jueces de EE.UU. cómo deben interpretar el derecho español.

El lienzo del artista del impresionismo era propiedad de la familia Cassirer hasta 1939, cuando Lily Cassirer se vio forzada a venderlo para conseguir unos visados que le permitieran a ella y a su marido huir de la Alemania nazi.

En 1951, tras la Segunda Guerra Mundial, la Rue Saint-Honoré por la tarde. Efecto de lluvia llegó a EE UU y, tras varias compraventas, llegó a la galería del coleccionista Stephen Hahn en 1976.

Y el cuadro llegó a España

El barón Heinrich Thyssen-Bornemisza compró el cuadro en noviembre de 1976 y lo llevó a Suiza para incluirlo en su colección privada de 775 obras de arte, que fue alquilada en 1988 y luego, cinco años más tarde, vendida al Gobierno español.

El nieto de Lily Cassirer, Claude Cassirer, descubrió que el cuadro de su familia estaba expuesto en el museo Thyssen de la capital madrileña en diciembre de 1999. En 2001 intentó reclamar la pintura en España y, como no tuvo éxito, acabó llevando el caso a las cortes del estado de California (EE UU), donde reside.

Cassirer falleció en septiembre de 2010 a los 89 años y ahora es su hijo, David Cassirer, el que ha decidido mantener vivo el litigio.

Con su rechazo a estudiar el caso, el Tribunal Supremo decide no mediar en la cuestión sobre cómo interpretar el derecho español y, en la práctica, envía el caso a primera instancia (tribunal de distrito) para que allí se decida quién es el propietario legítimo del cuadro.

Cada año llegan a la máxima corte de EE UU entre 7.000 y 8.000 peticiones, de las que solo unas 180 se admiten a trámite.

Sumate a la conversación