Cómo hacer y decorar una tarta de San Valentín casera

Tarta de San Valentín

Mucho mejor que comprar deprisa y corriendo una tarta con fondant rojo y relleno insípido en el super de la esquina, es prepararla nosotros mismos en casa. Puede que no nos quede un corazón perfecto o que el color no sea tan chillón como el del súper, pero está claro que ganaremos en calidad y en sabor.

Tenemos tartas para todos los gustos, también veganas y sin gluten, así que ya no tenemos excusa para ponernos manos a la obra y preparar una deliciosa tarta con mucho amor.

Decorar la tarta tampoco va a ser un problema: tenemos muchas ideas para no recurrir al fondant de turno y darle vidilla con otros ingredientes mucho más interesantes para conseguir la tarta de San Valentín perfecta.

Recetas para tartas de San Valentín

Tarta de queso y fresas. Ahora que las fresas empiezan a asomar por las estanterías del supermercado, ya podemos lanzarnos a preparar esta “tarta de queso diferente”. Buena a rabiar, a base de fresas y queso mascarpone, va a resultar irresistible para cualquiera. Eso sí, mejor no comer unas porciones demasiado grandes o no seremos capaces de levantarnos del sofá.

Carrot cake. Somos fans incondicionales de la tarta de zanahoria (carrot cake), así que San Valentín nos parece un motivo tan bueno como cualquier otro para volver a prepararla. Para darle un toque diferente a este clásico de la repostería, la hemos preparado con una refrescante crema de lima. Cuesta imaginar que a alguien no le seduzca la idea.

Tarta vegana de cerveza y cacao. Si somos veganos o queremos preparar un postre vegano para alguien especial, con esta tarta de cerveza negra y cacao, con crema de “queso” y mermelada de fresa, vamos a dejar el pedestal muy alto. Aparte de estar riquísima, es de lo más vistosa y aparente.

Bizcocho sin gluten. Nada más sencillo que un bizcocho, y si además tenemos intolerancia al gluten esta receta va a sacarnos de un apuro. Si quereros animarlo un poco, podemos rellenarlo con una estupenda crema de limón o cubrirlo con algún frosting de fruta como contamos a continuación.

Ideas para decorar una tarta para San Valentín

Frosting sencillo. Nada más fácil y rico que un frosting de la fruta que queramos. Sólo tenemos que triturar la fruta, añadir queso crema y azúcar glass al gusto. La idea es no pasarnos con el azúcar para no matar del todo el sabor del queso. El de plátano es uno de nuestros favoritos, pero la mayoría funcionan estupendamente.

Fruta cortada. Si queremos algo más ligero, la fruta triturada o cortada siempre es una buena opción. Fresas, kiwis, plátano, uvas, sin añadir nada más o combinado con un poco de chocolate, nos dará como resultado una tarta colorida y con un punto de frescor.

Nata montada perfecta. Nata montada. Simple, fácil, rico. Una manera de acertar seguro con la decoración de nuestra tarta. Para asegurarnos de conseguir un resultado de diez, ahí van unos cuantos trucos para conseguir la nata montada perfecta.

Chocolate y chuches. Otra opción fácil y golosa es cubrir nuestra tarta con chocolatinas, pepitas de chocolate, lacasitos o chuches. Es rápido y puede arreglarnos una tarta o bizcocho que no haya quedado con la forma que esperabamos.

Sumate a la conversación